Domingo, 29 de octubre de 2006

25 AGOSTO
Siena



Siena es una ciudad repleta de arte que no necesita descripción. Ciudad turística, conocida no solo por Il Palio sino por gran cantidad de riquezas allí recogidas.

No es la primera visita que realizamos, nos encanta perdernos por las callejuelas del centro y la Piazza del Campo. Lo único que no nos gusta y que notamos de nuevo esta vez, es la falta de limpieza de las calles del centro histórico. Además, creemos que la gente tumbada en la plaza desmerece el lugar.

Junto a importantes iglesias como la Basílica de San Doménico, la de San Francesco, Santa María de Provenzano, el Santuario de Santa Caterina, merece una visita Il Duomo. Comprando el ticket unificado por diez euros podemos visitar, además del Duomo, el Museo de la Opera, il Facciatone, la cripta, il Battistero y el oratorio de San Bernardino.



La fachada del Duomo está en obras pero conseguimos ver partes que en nuestra anterior visita no estaban aún visibles. Aun así, los pavimentos pueden verse todos hasta el mes de octubre, antes no era así. Hay mosaicos preciosos y algunas riquezas en el interior que te quitan el aliento (librería Piccolomini, le cappelle di Michelangelo, Bernini, Pisano). Il Museo dell'opera es una parada fundamental para quien visita Siena sin demasiado tiempo. Representa la máxima recolección artística de la ciudad. Se conservan las obras de Duccio di buoninsegna, la más grande pala de altar jamás realizada, la espléndida vetrata circolare, obras que se unen a maravillas como la Madonna con il Bambino de Donatello. Al final del recorrido del museo, hay unas escaleras que te llevan al Facciatone, desde su terraza, casi a la altura de la Torre del Mangia, se domina la ciudad.

Fuera del Duomo, bajando las escaleras, se ve el Battistero realmente estupendo, no sabíamos no sabíamos donde mirar. La Cripta nos revela frescos que acaban de salir a la luz, datados en la segunda mitad del 1200. El Oratorio de San Bernardino merece también una visita con su imponente iglesia.


26 AGOSTO
Visitamos Monticchiello y Montepulciano.



Monticchiello es un pueblecito medieval muy pequeño, pero vale la pena visitarlo. Se encuentra a 7 km de Pienza, sobre una colina desde la que se divisa un espléndido panorama. Antes de entrar se puede disfrutar de maravillosas vistas de Pienza desde una pequeña terraza.

En el centro del pueblo hay una iglesia muy bonita, dedicada a San Leonardo y San Cristóforo. Interior de una sola nave, preciosa por su simplicidad.

El verdadero motivo por el cual es famoso este lugar es por su "teatro pobre", que se representa por sus calles y plazas con sus propios habitantes como actores, implicando a los turistas muchas veces en sus obras.



De nuevo al coche y después de 7 km, llegamos a Montepulciano. Se encuentra entre Val di Chiana y Val d'Orcia, a 605 metros sobre el nivel del mar.


El centro urbano se desarrolla a lo largo de un camino que recorre la colina, alcanzando la plaza central, Piazza Grande, corazón del lugar junto al Duomo. Hay muchísimos palacios monumentales, el Palazzo Municipale con la torre, edificado en el siglo XIV, el palacio del Capitan, sede del tribunal, el palacio Nobili Tarugi, el palacio del monte.

Encontramos muchísimas iglesias románicas, de frente a la Chiesa di Sant’Agostino hay una original construcción de un “pulcinella” que señala las horas. Para los amantes del vino, también aquí las tiendas ofrecen el vino del lugar.

Lo que mas nos llama la atención es el Templo de San Biagio, que surge solitario en las afueras.
Construido de mármol blanco perla, es una auténtica joya renacentista, obra de Antonio de Sangallo.

Regresamos a Castiglione d'Orcia para cenar en la Trattoria Il Cassero, detrás de la plaza, cenamos estupendamente por dieciséis euros/persona.

Sigue leyendo
Publicado por Invitado
Jueves, 02 de noviembre de 2006 | 0:10
Y yo que quiero conocer Siena, y aun no encuentro cuando ir!!! Al menos me guardo este relato!
Saludos,
Mar
http://mardevientos.blogspot.com