Lunes, 18 de septiembre de 2006

20 AGOSTO - Hoy visitaremos Bagno Vignoni, Vignoni Alto y Contignano.


Comienzan nuestras vacaciones. A 5 Km del agroturismo, a lo largo via cassia se encuentra Bagno Vignoni. Es un pequeñísimo centro termal medieval, imposible no visitarlo. La plaza principal tiene una piscina termal, entre los ilustres personajes que lo disfrutaron se encuentran S. Caterina da Siena y Lorenzo il Magnífico.

El agua fluye del fondo al centro con una temperatura de 50° y se utilizan para curar problemas de hueso y mucosas. Tiene además acción tonificante para la piel. Bajo el pórtico, un pequeño santuario dedicado a Santa Caterina da Siena. Merece la pena también visitar el Parco dei Mulini, no son molinos de viento sino canales excavados en la piedra por los que discurren las aguas termales que bajan de las rocas. Debajo se ven las piscinas donde uno puede darse un baño, allí nos detenemos una media hora, observando a la gente que se relajaba en estos canales ¡por supuesto que nosotros también los disfrutamos!. (Recomendable llevar una pequeña toallita para secarse los pies después).



Debemos proseguir nuestra visita así que nos vamos. Con el coche nos dirigimos a Vignoni Alto, un pequeño pueblo inmerso y casi escondido en la colina. Hay algunas torres de piedra y una discreta iglesia románica. Lo que realmente vale la pena del lugar es la vista sobre el valle que realmente, corta la respiración.

Sacamos un montón de fotos y vamos a Contignano. En agosto es imperdonable perderse la sagra del “raviolo”, muy famosa y seguramente ya comprenderéis el por qué. Paciencia si no llegáis pronto porque la cola para comer es notable después de las ocho de la tarde.



Después de la cena, paseo por las calles del pueblo medieval. Una vez pasada la puerta, os encontrareis en Piazza della Torre, muy bonita con su pozo al centro. De allí se ramifican las dos calles principales que os harán retroceder en la historia. Siguiendo este recorrido, podréis también visitar la iglesia de Santa Maria Assunta.

Seguir leyendo

Relato enviado por ANTONELLA PETTI.