Viernes, 21 de julio de 2006

Adriana me env?a este relato de su visita a Bergamo:

Ayer fuimos a Bergamo. Nos decidimos, tomamos el tren y salimos. Hacia un a?o que hab?amos ido a hacer un mandado, pero no nos hab?amos quedado y nos hab?amos ido con la promesa de volver un d?a de estos.

Les contamos: que es muy lindo, se divide en ciudad alta y baja. La baja con su centro y la estaci?n, los negocios y oficinas administrativas, el gobierno de la Provincia de Bergamo y las industrias. La alta sobre la monta?a, rodeada de murallas con sus fuertes que dominan toda la zona, con sus negocios y sus platos t?picos, en especial el dulce, Polenta e Osei (que significa polenta con pajaritos) que es una especie de bizcochuelo redondo, relleno de pasta de almendras, licor, con mucho az?car arriba te?ida de amarillo para simular la polenta, y adornado con pajaritos de chocolate. Muy bueno.

A esa parte podes llegar en omnibus o en funicular, les puedo decir que con el costo de ?1.00 de boleto te deleitas con uno de los paisajes mas lindos que hemos visto desde que vivimos en Italia.

Caminando por las callecitas estrechas, que suben y bajan, puedes enterarte de siglos de historia. De pronto encuentras una torre hecha por una familia para protegerse en el 1200, una casa en piedra, muchas iglesias datadas del 1200, 1300, 1400, fuertes para proteger la ciudad, plazas con ?rboles o miradores.

Subimos a una vieja torre que domina la ciudad, se llama il Campanone, mide 52,76 m y tiene casi mil a?os. Como el ascensor no funcionaba tuvimos que subir a pie 236 escalones, dentro todo de piedra, parec?a que de alg?n lugar te iba a saltar un caballero con la armadura, o un drag?n, o un murci?lago, se respiraba un aire de misterio medieval, pero vali? la pena, el panorama era espectacular, desde all? se ve todo Bergamo y las monta?a, de un modo sorprendente, claro que estas con las campanas sobre tu cabeza, que son gigantes y cada media hora suenan, por eso decidimos bajar antes que comenzaran a tocar. Son gigantes, por un momento me sent? una especie de Cuasimodo, el Jorobado de Notredame, bajo esas impresionantes campanas.

Seguimos caminando y la casualidad dio que llegara a una iglesia peque?a, situada en una callecita que toma su nombre Via San Pancrazio. Es el santo del trabajo en Uruguay, al cual soy muy devota. La iglesia es muy antigua

y sobre su campanario se ve San Pancrazio, o Pancracio como le decimos nosotros, con su pluma en mano, dominando la ciudad.

Casi enfrente encontramos el teatro sociale ,es un antiguo teatro circular con muchos palcos, que los siglos esta haciendo venir abajo, pero estoy segura que lo restauraran pronto. Es gigante y tiene una ac?stica impresionante. Dentro se estaba desarrollando una exposici?n del Club de Leones, de juguetes antiguos.

El Duomo (la catedral) es enorme, toda decorada, blanca y gris, imponente, con el condottiere (caballero medieval) sobre la puerta., cerca de all? la iglesia de Sant?Alessandro, con el santo dorado sobre su c?pula, que se ve a miles de metros.
Estaba lleno de turistas por dem?s suizos, franceses y alemanes.

Era todo tan lindo y el d?a estaba tan espectacular que nos hubiera gustado quedarnos, pero tuvimos que volver a casa.


Publicado por Eva_en_Italia @ 15:28  | LUGARES
Parole, parole... (0)  | Enviar