Lunes, 17 de abril de 2006
?Que puede haber mejor, para respirar ambiente navide?o, que visitar los mercadillos de adviento?. Es precisamente por esto que nuestra elecci?n ha recaido sobre dos preciosas y caracter?sticas ciudades de Trentino: Trento y Bolzano.

Se accede a ambas desde la comoda Autopista del Brennero (A22). Nuestra primera etapa ha sido Trento, una deliciosa ciudad rodeada de montes nevados y atravesada por el rio Adige.
Una vez que hemos llegado, aparcamos en uno de los perfectamente se?alados parking y salimos a descubrir la ciudad.

Primera parada los preciosos mercadillos entre los muros de Piazza Fiera, llenitos de gente provenientes de toda Italia e incluso de otros lugares. Despu?s de dar una vuelta y comprar algunos adornos navide?os, nos sentimos atraidos por un delicioso aroma que proviene de una de las casetas de madera. Es ah? donde nos paramos a comer, a base de panini de luganiga y crauti (una especie de hamburguesa de cerdo y vaca) y un vaso de vino brul?.

Dejamos Piazza Fiera y nos dirigimos hacia Piazza Duomo con su expl?ndida catedral, famosa por el Concilio de Trento. En el interior, en la barroca Capilla del Sacramento, est? expuesto el gran crucifijo de madera, testigo de los decretos.

Piazza Duomo, adem?s de por la Catedral, es un verdadero tesoro en obras de arte. Encontramos tambi?n la Torre C?vica del siglo XIII y el Palazzo Pretorio con sus bellas bifore e trifore. El centro hist?rico se visita f?cilmente a pie. Desde Piazza Duomo se atraviesa Via Balenzani en la cual se encuentran algunos de los palacios mas bellos de Trento como Palazzo Thor, hoy sede del Municipio, y finalmente se llega a Piazza Dante con su parque y su lago.

El monumento mas representativo de la ciudad y nuestra ?ltima etapa del d?a es el majestuoso Castillo del Buonconsiglio construido a partir del siglo XIII secolo y constituido por: Castelvecchio, il Magno Palazzo y la Giunta Albertiana.


Castelvecchio surge alrededor a una alta torre cil?ndrica, en el interior de los muros del castillo y cuenta con un magn?fico anfiteatro desde el que se disfruta una estupenda vista de la ciudad.

El Magno Palazzo se alcanza desde Castelvecchio a trav?s de los puentes internos, uno por piso. Son dos palacios adyadcentes pero separados, defendidos por los muros.

Entre Castelvecchio y Magno Palazzo hay un tercero: La Giunta Albertiana. Por lo tanto, el Castello del Buonconsigili est? formado por tres palacios unidos los unos con los otros, distribuidos sobre cuatro pisos en un juego de puentes, tuneles internos y pasillos ocultos. Lo m?s impresionante es verlo desde fuera en un ?nico y armonioso cuerpo. No se distinguen apenas los tres palacios, s?lamente despu?s, saliendo del Castillo, uno se da cuenta de algunas diferencias m?nimas. En el interior, en cambio, son totalmente diferentes entre si. Del espartano Castelvecchio, con salas peque?as, angostas, con la piedra como material primario se pasa al Magno Palazzo, donde tenemos salones con inmensas chimeneas, decoraciones y pinturas. En la Giunta Albertiana es el marmol quien manda, con los grandes retratos en las paredes de la familia dominante, los grandes cortinajes de las ventanas y todas esas salas de estilo b?rroco.

Pero el Castello del Buonconsiglio es famoso tambien por sucesos mas cercanos a nuestros d?as. Aqu?, de hecho, estaba el famoso cuartel general de los austriacos y la sede del Tribunal Militar, todavia es posible ver la fosa de los m?rtires, un pedazo de tierra entre el castillo y la muralla donde las tumbas se identifican con las letras del abecedario, entre ellas la de Cesare Battisti.


Al d?a siguiente, dejando atr?s Trento nos dirigimos a Bolzano, nuestra segunda y ?ltima etapa. Bolzano es una ciudad elegante, limpia y ordenada.

Los puestos de navidad estan en Piazza Walther, la principal de la ciudad en la que se encuentra la imponente catedral. El mercadillo de navidad, llamado Christkindlmarkt es todav?a mas fascinante que el de Trento. Se pueden admirar tant?simos objetos de navidad artesanales, dan ganas de comprar todos aunque los precios son, en la mayor parte de los casos, prohibitivos.

Preciosos los objetos de cristal, madera y cer?mica, los pesebres y las bolas de cristal decoradas con corteza de naranja, especies e hilitos de paja.


Una de las mayores atracciones es la gastronom?a. Teniendo a la vista dulces como el Zelten, Krapfen y Strudel, todos nuestros buenos prop?sitos quedan en el olvido.


Bolzano, al igual que Trento, merece ser visitada, ya no solo por los mercadillos sino por la gran belleza del centro hist?rico con sus plazas, porticos y casas pintadas. Muy sugestiva es Piazza delle Erbe, famosa por su colorido y vivaz mercado de flores, frutas y verduras (preciosas las composiciones de ajo y pimiento rojo). Desde Piazza delle Erbe comienza Via dei Portici, la mas bella y comercial calle de Bolzano, con sus bonitas casas de estilo g?tico, las cristaleras de los bares y caf?s repletos de dulces, desde strudel a las super tortas de 10cm con perfume embriagador.

La jornada finaliza con un paseo por Lungotalvera hasta llegar a Castel Mareccio.

Id a Trento y Bolzano, ?No os arrepentireis!.

Giovanna & Stefano.