Lunes, 12 de diciembre de 2005


La primera vez que, hace ya unas navidades, vi en las estanter?as de un supermercado espa?ol un pandoro de Verona, casi me ech? a llorar de la emoci?n. Ahora me parece una tonter?a, pero aquel a?o me hizo una ilusi?n b?rbara poder cambiar el rosc?n de Reyes por un pandoro.
Junto con el milan?s panettone,el pandoro es uno de los postres estrella de las mesas italianas en Navidad. Un partidario del panettone nunca admitir? que el pandoro est? bueno y al rev?s. Son distintos en todo, en el contenido y en la forma, y la fantas?a de la industria pastelera moderna ha convertido a ambos en dulces sorpresas, gracias a los rellenos y glaseados de diferente sabores, que nos desv?an completamente de las recetas originarias.
El pandoro naci? en Verona unas navidades de 1800. No sabemos con seguridad si su nacimiento fu propiciado por unos pasteleros autriacos (Austria en aquella ?poca gobernaba el Lombardo-V?neto), que modificaron para la ocasi?n la receta del pan de Viena, una variante de la brioche francesa.
Por otra parte los pasteleros de la vecina Seren?sima Rep?blica de Venecia confeccionaban para los ricos patricios un dulce llamado pan de oro, completamente cubierto de fin?simas hojas de oro obrizo (el llamado oro zecchino).
Para completar el cuadro de los or?genes de este bollo navide?o hay que recordar tambi?n el Nadal?n, un postre parecido al actual pandoro ,que se com?a s?lo en Verona en Navidad y en cuya elaboraci?n brillaban los pasteleros austriacos afincados en la ciudad.
Sea como sea, la masa suave y dorada del pandoro seguramente tiene que ver tanto con el Nadal?n y el pan de Viena como con el pan de oro.
Su forma c?nica de estrella con ocho puntas hace el pandoro inconfundible; su difusi?n en el mundo entero lo convierte en buque insignia de la gastronom?a navide?a italiana.
Su elaboraci?n es larga y rigurosa en cuanto a ingredientes, tiempos de reposo y cocci?n. S?lo me queda desearos que lo disfrut?is, con un peque?o consejo: ponedlo a calentar un rato sobre un radiador antes de consumirlo, o unos segundos al microondas. El calor har? que libere todo su aroma a mantequilla.
Publicado por cannella @ 18:58  | GASTRONOM?A
Parole, parole... (2)  | Enviar
Publicado por Blancarte
Martes, 13 de diciembre de 2005 | 18:07
Interesante, qu? rico...
En estas fechas me est?n viniendo unos recuerdos de cuando estaba en Siena...pasamos por Roma para volvernos a casa por Navidad (como el anuncio) y all?, en el albergue donde hicimos noche nos dejaron un pandoro Bauli enterito, qu? delicia...
Tambi?n recuerdo los dulces genoveses y por supesto los sinieses aissss:si)
Baci a tutti
Publicado por Eva_en_Italia
Jueves, 15 de diciembre de 2005 | 18:44
?Bienvenida! Me ha gustado mucho leerte ;)