Mi?rcoles, 01 de junio de 2005
Art?culo escrito por Gourmet de Provincias

Entramos en Italia por Ventimiglia un 2 de agosto a primera hora de la tarde, despu?s de unos 1.500 km. en poco m?s de un d?a. Hab?amos salido de Santiago la v?spera, bien temprano, y nos plantamos en Toulouse en unas 14 horas. Al d?a siguiente m?s de lo mismo: madrug?n y autopista hasta la hora de comer, en un ?rea de servicio con un mirador encima de M?naco, y de ah? a Italia.

Ese primer d?a no tiene demasiado que contar. Autopista, autopista y m?s autopista. Italia de lado a lado, de oeste a este (o casi) en poco m?s de siete horas: San Remo, la costa de la Liguria, las monta?as hacia Alessandr?a y la enorme llanura Padana antes de meternos en el tr?fico de la autopista Mil?n-Venecia y desviarnos hacia Vicenza y Castelfranco Veneto.

Nuestro destino era una aldea, tres o cuatro casas en realidad, llamadas Borgo Fagar?, a las afueras de Onigo di Pederobba, m?s o menos a medio camino entre Bassano del Grapa, Treviso y Feltre. A la llegada, ya anocheciendo, nos encontramos con un plato de Spaghetti Amatriciana reci?n servido, en la cocina de nuestra amiga Nadia. Eso y un poco de jam?n San Daniele con higos y ar?ndanos, adem?s del cansancio y las ganas de comer por fin algo caliente, me imagino- consiguieron que esa primera cena sea uno de los mejores recuerdos que tengo de Italia.

Despu?s de un d?a de descanso para recuperarnos, comenzamos nuestro periplo italiano, primero hacia zonas m?s cercanas, como Bassano, Asolo, Vittorio Veneto, Conegliano, y despu?s alej?ndonos gradualmente.

De esos primeros d?as tengo recuerdos estupendos como el precioso pueblo de Asolo, en medio de las colinas que llevan su nombre, y la tienda de gastronom?a de Enzo, un lugar que recomiendo a cualquier visitante que pase por la zona por la cantidad de productos y por conocer a Enzo, todo un personaje que habla hasta por los codos y que te vender?a hasta el mostrador de la tienda.

Asolo


Asolo es un pueblo peque?o, lejos de las rutas tur?sticas y con tr?fico restringido. Paseando por sus soportales se tiene una idea de lo que debi? ser Italia en sus mejores tiempos, antes de que los visitantes y los negocios para turistas lo invadiesen pr?cticamente todo. Parece ser que fue uno de los pueblos favoritos de Napole?n, que incluso se mand? construir una villa en las afueras, aunque nunca lleg? a utilizarla. La historia a veces da giros inesperados.

Bassano


De estos primeros d?as guardo un recuerdo surrealista. Desde Bassano, que me llam? la atenci?n por sus excelentes tiendas de embutidos y por un helado de mel?n antol?gico, nos acercamos a Marostica y, antes de entrar en el pueblo, subimos al castillo, desde donde hay unas vistas impresionantes de la llanura.

Vista de Marostica desde el castillo


Nada m?s bajar del coche y asomarnos a los miradores sobre el pueblo nos sorprendi? el sonido de gaitas escocesas, que no consegu?amos ver de donde llegaba. Al bajar al pueblo y dirigirnos a su c?lebre plaza ajedrezada nos vimos en medio de una boda escocesa, con gaiteros e invitados vestidos con el kilt tradicional. Sorprendente: agosto, treinta y tantos grados, nordeste de Italia, boda escocesa y gaiteros. Imaginad la escena.
Publicado por Invitado
Jueves, 02 de junio de 2005 | 10:42
Qu? cambio Stella!!! me encanta!:-/ he estado mu estresadaaaaaa ais pero que morri?a de Italia...un besote. Blanca
Publicado por Eva_en_Italia
Jueves, 02 de junio de 2005 | 13:27
Me alegro que te guste, todav?a sigo pensando en que cambios puedo hacer para mejorarlo, pero poco a poco que una es torpe :] Y no te preocupes, que se que no paras, ya cuando tengas un ratito de relax me env?as eso ?no hay problema!.
Publicado por Invitado
Domingo, 12 de agosto de 2007 | 23:13
Estuve en Basano en octubre del a?o pasado. Ah? vive parte de mi familia y es el lugar en donde naci? mi padre.Ahora estoy escribiendo un cuento con el paisaje de Bassano, San Zenone y el Monte Grapa. Lili