S?bado, 30 de abril de 2005
Hace a?os estaba sentada en una terraza tomando una cocacola y escuch? a una mujer que le dec?a a otra: "Dar?a todo lo que tengo por disfrutar de 15 minutos diarios de silencio".

Aquello me dej? pensando. En ese momento probablemente yo habr?a pagado por todo lo contrario, odiaba el silencio y necesitaba siempre un rumor de fondo. Me gustaba el ruido de la calle, los coches al pasar, la gente hablando, la m?sica de los bares... cualquier cosa menos el entonces para mi aburrido silencio.

Unos a?os despu?s, al regresar de una de mis clases llegu? a la habitaci?n del piso compartido. No quedaba nadie en el apartamento y despu?s de dejar mis libros me sent? en el alfeizar de la ventana. Observ? Il Duomo al fondo y recorr? con la vista todos los tejados de la ciudad de mis sue?os. Me vino a la cabeza aquella mujer y comprend? entonces lo que ella necesitaba en aquel momento y por qu? realmente habr?a pagado por disfrutar de esos minutos de silencio.

schssssss


Fue algo que repet? casi cada atardecer. El silencio me ayud? a comprender que hac?a all? y que quer?a hacer a mi regreso. Quien era yo y lo que para mi no quer?a. Me ense?o a enfrentarme a mi misma y a mis pensamientos.

Y es que a veces, tener miedo al silencio es miedo a enfrentarse a uno mismo.
Publicado por Eva_en_Italia @ 13:49  | LUGARES
Parole, parole... (1)  | Enviar
Publicado por Invitado
Lunes, 26 de noviembre de 2007 | 3:14
Hola!!!
creo que tu foto tiene mucho tiempo ya ... pero acabo de encontrarla en internet. La verdad, me gust? mucho y el pensamiento que escribiste al final es muy motivador.

Que bien que compartas estas im?genes para que nos sigamos enamorando de ciudades tan bellas como ?sta.

Eunice, M?xico.